Inicio » Fanfictions » Vuelve y juega la Rosa Negra

Vuelve y juega la Rosa Negra

Suscríbete al boletín de actualizaciones


Este fanfic está enmarcado cuando Ranma y Akane tienen veinte y tantos años y ya se han casado. Ellos habían partido a China hacía tiempo y regresan después de mucho a Japón, junto con su hija Ryoko. Aquí comienza la historia.

———

DOJO TENDO

-¿Es una linda postal, no cree Tendo?- dijo Saotome mientras sostenía la tarjeta en las manos y la miraba detalladamente.

-Es cierto Sr. Saotome…- le respondió Soun tomando un poco de té, mirando distraídamente hacia el estanque -Hace mucho que no los vemos…

POR LAS CALLES DE TOKIO

Era un precioso atardecer de primavera, los pájaros volaban de árbol en árbol entonando cada uno sus hermosos trinos. Una niña corría rápidamente y a lo lejos se escuchaba una voz que le gritaba -¡Cuidado, no te vayas a perder!

-¡Yo sé el camino mamá!- respondía la niña y apresuraba el paso. Su largo cabello negro recogido en una cola de caballo, se agitaba con el viento. -Ya quiero llegar- se decía así misma y corría más aprisa.

Al llegar a Nerima fue disminuyendo el paso hasta detenerse totalmente frente a una gran casa con una gran puerta de madera y había un gran tablero que rezaba: Dojo Tendo.

-He llegado…- volvió a decirse a sí misma y empujó suavemente una hoja de la puerta.

DOJO TENDO

-¿Quién será?- se preguntó Kasumi al sentir las campanas de la puerta y rápidamente dejó de revolver el guiso que preparaba y se dirigió hacia la entrada.

-¿Quién eres tú?- preguntó amablemente Kasumi al ver a una niña de cabellos negros parada en el umbral de la puerta y quien le brindaba una gran sonrisa.

-Soy Ryoko- dijo la niña finalmente.

-¿Ryoko?- preguntó extrañada Kasumi.

-¡Sí!- respondió la niña aún sonriente -¡Soy Ryoko Saotome!

Kasumi se sorprendió muchísimo al escuchar a la niña y en ese instante las campanas de la puerta volvieron a sonar. Kasumi levantó la mirada y cual no fue su sorpresa al verlos parados en el umbral.

-¡Papá, tío Genma! ¡Vengan rápido!- exclamó jubilosamente Kasumi -¡Ranma y Akane han regresado!

-¿Ranma y Akane han regresado?- se preguntaron Genma y Soun el uno al otro, soltaron las tasas de té e inmediatamente salieron corriendo hacia la entrada.

-¡Ranma! ¿realmente eres tú?- preguntó Genma aún sin recuperarse de la sorpresa.

-Si papá- respondió Ranma y abrazó fuertemente a su padre.

Soun se abalanzó sobre Akane y la abrazó muy fuerte también.

-¡No saben cuanto los extrañamos!- exclamó finalmente.

-Recibimos su postal, pero no los esperábamos tan pronto- complementó Genma.

-¿Pero quién es esa niña?- preguntó Soun extrañado.

Ranma se acercó a la niña, la cargó en sus brazos y regresó nuevamente al lado de Akane.

-Es nuestra hija Señor Tendo- dijo Ranma.

-¡Hola! Soy Ryoko Saotome- dijo cortésmente la niña.

-¿Ryoko?- exclamó Genma.

-¿Saotome?- exclamó Soun.

-Si papá- respondió tranquilamente Akane -Ryoko es nuestra hija.

Entonces Kasumi interrumpió -Vamos, pasen, no se queden aquí afuera- y sonrió. Todos entraron a la casa.

Pero inadvertidamente, una sombra había sido testigo de la llegada de Ranma y Akane, observando todo sin hacer el menor ruido.

-Ji ji ji… esto será interesante- se dijo a sí mismo y salió del árbol donde había permanecido y se marchó velozmente.

-Pero cuéntanos Ranma- dijo Kasumi -¡Cuéntanos sobre todo este tiempo en China!

-Si Akane- dijo Soun -Hace más de tres años que no los veíamos y ahora regresan con una niña! No saben lo feliz que siento- y echó a llorar a torrentes.

-¡Yo también Tendo!- exclamó Soun y lo acompañó en el llanto.

-Como dices Kasumi- dijo tranquilamente Akane -Todo este tiempo estuvimos en muchos lugares de China, incluyendo Jusenkyo…

-Sí- dijo Ranma retomando la palabra -Fuimos nuevamente a Jusenkyo, pero ya nada quedaba del antiguo lugar de los estanques encantados…

-Visitamos otros lugares para mejorar nuestras técnicas en combate libre- continuó Akane.

-Visitamos a Shampoo y a Cologne en su aldea nativa, estaban allí de vacaciones- dijo Ranma.

-Supimos que aún Mousse trataba de conquistarla y casarse con ella, pero Shampoo seguía sin prestarle la más mínima atención- dijo Akane divertida.

-Y yo aprendí muchas cosas nuevas de Shampoo- interrumpió Ryoko sonriente -¡Yo quiero ser muy buena en el combate libre como mi papá y mi mamá!-

Todos se echaron a reír. Soun y Genma no podían ocultar la felicidad que los embargaba.

-Pero dime papá, ¿dónde está mamá?- preguntó Ranma al no verla.

-Nodoka salió con el Dr. Tofu esta mañana. Ella está trabajando como asistente del Dr.- respondió Genma.

-Sí- dijo Kasumi sonriente -La Sra. Saotome ayuda a mi esposo en todo.

-¿Tu esposo?- preguntaron a coro Ranma y Akane recontra sorprendidos.

-Sí- respondió Kasumi -El Dr. Tofu y yo nos casamos hace un año y vivimos aquí en el Dojo- y esbozó una gran sonrisa.

-Se nota que son muy felices… me alegra por ustedes- dijo Akane y le sonrió.

-Je je je.. ¡a mí también me alegra!- exclamó Ranma.

MANSIÓN KUNO

-¡Ya he llegado!- dijo la sombra al entrar en una sala donde ella tocaba la mandolina. Al instante se detuvo la rítmica y suave melodía que inundaba el lugar.

-¿De dónde vienes?- preguntó sin voltearlo a mirar.

-Del Dojo Tendo- respondió él.

-¿Y qué sucede allí Sasuke?- preguntó sin mucho interés.

-Ranma Saotome ha regresado- respondió gravemente Sasuke.

Al escucharlo, reaccionó inmediatamente, dejó la mandolina en el suelo y se puso de pie. La larga túnica marrón que cubría su cuerpo, se desplegó totalmente.

-Son agradables noticias…- se limitó a decir.

DOJO TENDO

-¡Hola, ya llegué!- exclamó Nabiki al correr la puerta; la cerró nuevamente y se dirigió a la sala.

-¡Aquí estamos Nabiki!- dijo Kasumi.

-¡Ranma, Akane!- exclamó sorprendida Nabiki al verlos.

-¡Y Ryoko Saotome!- exclamó la niña haciendo su presentación.

-Sí Nabiki- dijo Akane sonriéndole -Hemos regresado y ella- señalando a la niña -Es nuestra hija.

-Tu regreso Ranma me cae como anillo al dedo- dijo Nabiki pícaramente.

-¿Cómo anillo al dedo?- preguntó sin entender Ranma.

-¡Claro Ranma!.. ¿o es que te has olvidado de las fotos de cierta chica pelirroja?- respondió Nabiki en tono malicioso.

-¡Nabiki!- exclamó Ranma enojado -¡No cambiarás!

-Cálmate, Cálmate querido Ranma- dijo Nabiki sin aguantar la risa -¡Sólo estaba bromeando! Ja ja ja.

-¡Esas bromas tuyas Nabiki!- dijo Akane enojada -¡Sigues igual de pesada!- frunció el ceño, cruzó los brazos y volteó la cara.

-Ja ja ja- reía Nabiki con ganas -No te molestes Akane, no quiero nada con tu esposo- y salió de la sala, dirigiéndose hacia las escaleras, aún riéndose.

-Bueno Ryoko, que te parece sin entrenamos un poco ¿eh?- le propuso Ranma.

-¡Sí!- respondió emocionada a la niña -¡Vamos papá!

-Mientras tanto Akane y yo prepararemos la cena- dijo Kasumi.

-Mamá, ¿preparar la cena?- preguntó angustiada Ryoko.

-¿Akane cocinar?- dijo aún más angustiado Ranma.

-Sí, ¿algún problema?- les gritó enojada Akane.

-Je je je, vamos Ryoko, antes que tu mamá se enoje más… je je je- dijo Ranma tomando por el brazo a la niña y llevándola hacia el jardín donde estaba el estanque.

-Pero papá- replicó Ryoko -¡Mamá cocina horrible!

-¡Ryoko Saotome!- exclamó furibunda Akane.

-Je je je… mamita linda- dijo la niña y echó a correr rápidamente con Ranma.

Soun y Genma no podían contener la risa.

-Cómo en los viejos tiempos, ¿eh Sr. Saotome?… ja ja ja- dijo Soun.

-Ja ja ja… sí Tendo, ¡no han cambiado nada!- respondió Genma muerto de la risa.

Akane los miró despectivamente y dijo -Vamos Kasumi, ¡te ayudaré!

-Como quieras Akane- respondió Kasumi algo preocupada y salieron ambas hacia la cocina.

Ranma y Ryoko practicaban fuertemente.

-¡Has mejorado Ryoko!- exclamó Ranma -Vamos, ¡tienes que esforzarte más!

-¡Esta vez te ganaré papá!- exclamó Ryoko y lanzó una patada hacia él. Ranma la advirtió a tiempo y la desvió.

Entonces se elevaron por los aires, justamente encima del estanque, Ranma atacando y Ryoko evitando ser alcanzada y Ryoko atacando y Ranma desviando sus golpes.

Genma y Soun se habían sentado a observarlos en el pisito de madera que daba justamente frente al estanque.

-¡Oh Tendo!- exclamó jubiloso Genma -No sabe lo bien que me siento al ver a Ranma entrenando a la siguiente generación de la Escuela Saotome de Combate Libre.

-Tiene razón Genma- respondió Soun -¡Es realmente lo mejor! ja ja ja.

-Sí Tendo- dijo Genma y ambos echaron a reírse.

-¡La cena está servida!- exclamó Kasumi desde el comedor.

-¿Oíste Ryoko?- dijo Ranma – Esta es la última e iremos a cenar, ¡listo?

-¡Está bien papá!- respondió la niña y siguieron luchando, pero en ese instante Ranma envió un puño que Ryoko no pudo evitar y fue a dar directamente contra el piso. Ranma aterrizó sobre una de las rocas que rodeaban al estanque y dijo -¡Debes tener más cuidado!… ¡iremos a cenar!- pero apenas dio un paso, pisó mal y fue a dar directamente al estanque ¡SPLASSSHHH!

Ranma salió del estanque y sacudió la cabeza.

-Oh papá- dijo Ryoko al verlo -¡Ya te convertiste en chica!

Ranma la miró con desgano, la tomó por la mano y entraron a la casa.

Cuando se sentaron a la mesa, ya estaban allí Nabiki, Genma, Soun, Kasumi y Akane cenando.

Al verlo Nabiki dijo divertida -¡Bienvenida chica pelirroja!- le picó el ojo y le sacó la lengua.

-¡Cállate Nabiki!- le respondió Ranma secamente y se sentó al lado de Akane a cenar.

-No me gusta verte como chica- dijo Nodoka que llegaba en ese momento, tomó la tetera de agua caliente que estaba al lado del televisor y vertió el agua sobre la cabeza de Ranma.

-¡Así está mucho mejor!- dijo nuevamente Nodoka satisfecha.

-Gracias mamá- respondió Ranma y siguió comiendo.

-Papá…- dijo disimuladamente Ryoko -¿Sabe bien la comida?

-Sí querida Ryoko- le respondió Kasumi al escucharla -Yo la preparé..- y le sonrió.

-¡Hmmmm!- hizo Akane y miró a Ryoko molesta. Ryoko vio sus gestos y prefirió hacerse la desentendida del asunto y empezó a comer.

Nodoka se sentó al lado de Genma y Kasumi le pasó un poco de té y arroz frito.

-¡Oh, buenas noches!!!- dijo el Dr. Tofu al llegar -Vaya., ¡pero si son Ranma y Akane!- exclamó sonriente -¡Bienvenidos!

-Buenas Dr. Tofu- dijo Akane y se ruborizó un poco. Ranma la miró y prefirió seguir comiendo en silencio.

El Dr. Tofu se sentó al lado de Kasumi y entre todos comenzaron a hablar de las aventuras del viaje a China de Akane y Ranma y la sorpresa de la pequeña Ryoko.

MANSIÓN KUNO

Ella estaba sentada en el tejado de su casa, mirando la luna tan hermosa, grande y redonda como un enorme queso que hacía esa noche.

-Oh Ranma, mi amor- dijo dando un suspiro -Has vuelto por mi… te prometo ante esta luna, que seré tu esposa y seremos muy felices- y entonces se puso de pie y bajó del tejado. La larga túnica que llevaba cubría totalmente su cabeza y su cuerpo.

-Ja ja ja- echó a reírse y salió corriendo rápidamente.

DOJO TENDO

La noche era fresca, había caído un sereno rápido y se respiraba una fresca humedad nocturna en el jardín de la casa.

-Es una linda luna…- dijo Akane suavemente -¿No lo crees Ranma?

Ranma miró el reflejo de la luna en el estanque y dijo -Sí, realmente es hermosa…- y abrazó fuertemente a Akane.

-Ranma, Akane- dijo Nodoka al llegar a donde estaban.

-¿Si Sra. Nodoka?- respondió Akane volteando a mirarla.

Nodoka sonrió y les dijo -Dormirán en tu antiguo cuarto Akane… Ryoko dormirá en la habitación del maestro Happosai.

-¿En la habitación del maestro Happosai?- preguntó Ranma preocupado, volteando a verla.

-No te preocupes querido hijo- dijo Nodoka tranquilizándolo -El maestro Happosai no está en Japón, partió con unos viejos amigos a unos manantiales en China.

-Ojalá hubiera sido hasta Egipto- comentó Akane.

-Ufff- respiró profundamente Ranma y todos entraron a la casa.

POR LAS CALLES DE TOKIO

Ella corría rápidamente saltando de tejado en tejado y de carro en carro. La noche era perfecta, pensaba ella, para encontrarse nuevamente con su amor perdido.

-No sabes cuanto he esperado este momento mi Ranma…- se decía así misma mientras agilizaba el paso.

DOJO TENDO

-Buenas noches mamá, buenas noches papá…- dijo Ryoko con cara soñolienta y restregándose los ojos.

-Buenas noches princesa- dijo Ranma y la cargó, le dio un besó y la volvió a colocar en el piso.

-Duerme querida Ryoko- dijo Akane tiernamente -Mañana será un gran día.

Ryoko salió de la habitación de sus padres y se dirigió a la suya. Apenas colocó la cabeza en la almohada se quedó profundamente dormida.

Todo era silencioso en el Dojo, todos dormían plácidamente. Genma convertido en Panda y a su lado Nodoka abrazaba una espada samurai. Nabiki dormía sin soltar por un momento una calculadora que tenía agarrada en una de sus manos. El Dr. Tofu también dormía aferrando fuertemente a su tesoro, Kasumi. Y Akane recostada dormía sobre el pecho de Ranma, quien la abrazaba fuertemente.

FACHADA DEL DOJO TENDO

-¡He llegado!- se dijo ella al leer el enorme tablero que se hallaba junto a la puerta: Dojo Tendo.

Sus ojos brillaron y su sombra se escurría en medio de los pliegues de la noche. Saltó rápidamente la puerta y se detuvo bruscamente.

DENTRO DEL DOJO TENDO

Al llegar a la entrada, divisó una ventana y se dirigió inmediatamente a ella. Haciendo el menor ruido la abrió, la luz de la luna entró con mayor brillantez. Su cara hizo un gesto de satisfacción y cerró la ventana con sumo cuidado.

Ryoko seguía dormida, pero se sentía incómoda y empezó a dar vueltas en la cama. Se despertó bruscamente y pegó un brinco del susto cuando vio la sombra de ella, de pie frente a ella, observándola fijamente. Ryoko se levantó inmediatamente de la cama y tomó posición de combate.

-¿Qué quieres?- preguntó la niña asustada.

-A Ranma… ja ja ja- respondió la mujer -¡Pero antes te necesito a ti!

Entonces sacó de una de las mangas de su túnica un racimo de rosas negras y se las lanzó. Ryoko las recibió en sus manos muy sorprendida, pero apenas tocó las flores, estas estallaron arrojando un polvillo fino. Ryoko no lo pudo evitar y respiró. Miró a la mujer y cayó desmayada.

-Ja ja ja- exclamó ella -¡Dulces sueños!- entonces la cargó y huyó rápidamente con ella, no sin antes tirar una hoja de papel.

-Ja ja ja… ja ja ja- su risa invadía todo el espacio y se perdía en medio del silbido de los animales nocturnos.

Comenzaba a clarear, los primeros rayos de luz de la mañana se colaban por la ventana.

Akane abrió lentamente los ojos y miró a Ranma aún dormido, le dio un beso en la frente, lo abrazó y volvió a cerrar los ojos; pero su sueño fue interrumpido. Alguien tocaba la puerta afanosamente la puerta, era Kasumi.

-¡Akane, Ranma! ¡despierten!- gritaba Kasumi desesperada -¡Ryoko ha desaparecido!

Akane saltó de la cama y abrió la puerta rápidamente.

-¿Qué es lo que dices Kasumi?- preguntó Akane confundida.

-¡Ryoko no está Akane!- respondió Kasumi.

Akane volteó hacia donde estaba Ranma, quien ya se había despertado y estaba sentado en la orilla de la cama.

-¡Ranma!- exclamó angustiada Akane y los dos, junto con Kasumi, salieron corriendo hacia la habitación de Ryoko.

-¿Qué pasó aquí?- preguntó confundido Ranma al ver la cama de Ryoko desarreglada y muchos pétalos de rosas negras regados por doquier.

Akane se acercó lentamente y recogió un pétalo -¿Será posible?- se preguntó así misma, entonces acercó el pétalo a su nariz y lo olió; inmediatamente lo apartó de su cara, mientras fruncía el ceño -¡Polvos para dormir!- exclamó en voz alta.

Akane seguía mirando el pétalo con sumo detalle -Fue hace tiempo- se decía así misma -¿Será posible que sea ella?… ¿será posible que aún siga empecinada en Ranma?

-¡Ranma, aquí hay una nota!- dijo Kasumi mientras recogía un pedazo de papel del suelo.

Ranma lo recibió y comenzó a leerlo en voz alta -Mi querido Ranma, si quieres volver a ver a la niña, te estaré esperando en el patio que está detrás de la Escuela Furinkan. Recordaremos viejos tiempos. Te amo.

Ranma aún más enfurecido, arrugó la hoja y exclamó -¡Pagará caro el que se atrevió a hacer esto!- y se dirigió hacia Akane -¡Vamos Akane!

-¡Sí!- respondió Akane y salieron corriendo rápidamente de la habitación.

-¿Qué pasa?- preguntó Nabiki al llegar a la habitación -¿Por qué tanto escándalo?

-Han secuestrado a Ryoko…- respondió Kasumi preocupada -Ranma y Akane irán a buscarla.

PATIO DETRÁS DE LA ESCUELA FURINKAN

Ya casi era mediodía, Ranma y Akane se dirigían hacia el lugar que especificaba la nota. Ambos vestidos a la usanza de ropas chinas.

Ranma tronaba sus dedos y fruncía el ceño, Akane le acompañaba a su lado, tratando de recordar las rosas negras.

-¡Es aquí!- exclamó Ranma.

-Vaya- dijo Akane dando un vistazo general -La escuela no ha cambiado mucho… mira, aún allí está el vestidor de mujeres.

-Sí, es cierto- dijo Ranma -Hace mucho que no veníamos por aquí.

-Ja ja ja- los interrumpió una estrepitosa risa. Ranma y Akane miraron hacia todos lados buscando el origen de la risa.

-¡Allá Ranma!- señaló Akane hacia un árbol.

Al verse descubierta, la mujer volvió a reír y bajó de la rama del árbol donde había estado esperándolos.

-Oh Ranma, mi amor, has cumplido nuestra cita- dijo suavemente la mujer.

-Esa risa…- se dijo pensativo Ranma

-¿Quién eres?- preguntó Akane enojada -¡Cómo te atreves a llevarte a nuestra hija!

-¡Regrésanosla!- exigió Ranma.

-No tengo ningún interés en esa niña, yo sólo te quiero a ti mi querido Ranma- respondió ella.

-¡Déjate de ocultarte tras esa túnica!- exclamó Akane -¡Muéstranos quien eres!

-Akane Tendo… es a ti precisamente a quien quería ver primero. ¡Te derrotaré y Ranma será mío!- dijo desafiante la mujer.

-¿Qué?- exclamaron confundidos Ranma y Akane al tiempo.

-¡Te reto!- exclamó Akane -Si yo gano, ¡deberás dejarnos en paz!- y entonces se dirigió a Ranma y en voz baja le dijo -Debemos buscar a Ryoko, Ranma…

-Sí- respondió él también en voz baja -Tú la distraerás y yo buscaré a Ryoko, ¿de acuerdo?

-¡De acuerdo!- respondió Akane y lo miró fijamente a los ojos -Te amo- susurró.

-Yo también te amo- respondió Ranma tiernamente.

-¡Qué esperas Akane Tendo!- gritó la desconocida.

-¿Lista?- preguntó Ranma.

-¡Lista!- agresivamente Akane.

-¡Técnica Especial Saotome Tendo!- exclamaron Ranma y Akane al tiempo y se lanzaron sobre la desconocida.

-¡Ahora!- exclamó Akane. Ranma dio un salto y se posicionó sobre los hombros de Akane, ella lo agarró por los tobillos y tomando impulso echó a correr aún más rápido. Entonces sin detenerse, Akane se fue agachando poco a poco y cuando estuvo en la posición correcta, reunió todas fuerzas y soltando sus tobillos, lanzó a Ranma, quien salió como una bala disparado por los aires.

La mujer miraba estupefacta la maniobra de ellos, era increíble la velocidad con que se movían.

-¡Kachuu tenshin amaguri-ken!- exclamó Ranma cuando estaba a punto de aterrizar sobre la mujer, aplicó la técnica y ella salió volando por los aires. Ranma dio una vuelta en el aire y aterrizó en el piso sin contratiempos.

-¡Bien, a buscar a Ryoko!- se dijo así mismo y echó a correr.

El impacto del truco de las castañas calientes hicieron mella en la desconocida, pero logró evitar la terrible caída que le esperaba, dando una vuelta en el aire y aterrizando de pie en el suelo.

Akane la miraba enojada y observaba cada uno de sus movimientos, buscando el preciso momento para atacarla.

La mujer alzó su mano y rasgó la túnica, dejando al descubierto su rostro y su cuerpo.

Akane la miró estupefacta y con ojos desorbitados -Ko… Ko… ¡Kodachi! ¡Kuno Kodachi!- dijo con voz entrecortada -¡Sabía que eras tú! ¡Cuando vi las rosas negras, me hicieron recordarte y recordar la promesa que hiciste el día en que Ranma y yo nos casamos!

-Ja ja ja- reía Kodachi -Tienes razón Akane Tendo, prometí que acabaría contigo ¡y es hora de cumplirlo!- y se lanzó sobre Akane, azuzando el listón.

-¡Eso jamás!- respondió Akane mientras evitaba sus golpes y contraatacaba.

Kodachi atacaba con el listón incesantemente, pero Akane lograba en todo momento evitar los impactos del mismo, se defendía muy bien.

-¿Es que nunca nos dejarás en paz?- exclamó Akane respondiendo a un ataque.

-¡Ranma Saotome es mío!- respondió fervientemente la Rosa Negra mientras se lanzaba nuevamente con el listón.

Ranma caminaba lentamente entre los arbustos buscando a Ryoko, revisaba todo palmo a palmo, gritando el nombre de la niña.

De pronto vio un arbusto que se movía incesantemente, Ranma se acercó con precaución y cual no sería su sorpresa al encontrar a Ryoko amordazada y atada de pies y manos.

-¡Ryoko!- exclamó enfurecido Ranma al verla -¡Pagará caro el que te hizo esto!- y rápidamente desató a la niña.

Cuando hubo despegado la cinta de la boca, la niña exclamó en tono triste -Lo siento papá… ella me atacó de sorpresa y no pude defenderme…

Ranma la miró y le dijo en tono tranquilizador -Irás mejorando poco a poco, pero ahora vamos que mamá nos está esperando.

-La próxima vez tendré más cuidado con las rosas negras- dijo distraídamente la niña mientras caminaba al lado de se padre.

-¿Rosas negras?- dijo dubitativo Ranma -Ahora que acuerdo, había muchos pétalos de rosas negras regados en el suelo… y esa risa… ¿será posible?… ¡oh no! ¡Rápido Ryoko, Akane está en peligro! ¡Es Kodachi!- y echó a correr rápidamente, Ryoko aún no alcanzaba a entender del todo, pero echó a correr tratando de seguirle el paso.

-¡Detente Kodachi!- exclamó Ranma enojado al llegar.

Kodachi había aplicado la técnica de los mil bolos y había logrado golpear a Akane fuertemente, quien yacía en el piso y ahora se preparaba para darle el golpe final.

Kodachi escuchó la voz de Ranma a sus espaldas -Ran… Ranma, mi amor, ¿eres tú?- dijo, entonces volteó y lo miró. Corrió hacia sus brazos y lo abrazó fuertemente.

Rama se sonrojó un poco y trataba de hallar la manera de liberarse de ella.

-Oh Ranma, mi amor, has vuelto a mi… sabía que lo harías- decía Kodachi románticamente.

-¡Yo no he vuelto por ti!- respondió secamente Ranma aún sin poderse zafar de ella.

-¡Suelta a Ranma, Kodachi!- exclamó Akane furibunda y llena de celos, había logrado recuperar la fuerza suficiente para caminar hacia donde ellos estaban.

Kodachi la miró y despectivamente le dijo -Veo que aún tienes fuerza Akane Tendo, pero ahora mismo me encargaré de sacarte de la vida de Ranma ¡pasa siempre!… ¡técnica de los mil bolos!- dejó de abrazar a Ranma y se abalanzó sobre Akane.

-¡Detente Kodachi!- exclamó Ranma y alcanzó a sujetarla por uno de sus brazos.

-¡Sí detente!- dijo Ryoko quien había permanecido callada mientras observaba todo.

-¡Tienes que reconocer que perdiste Kodachi!- le recriminó Ranma.

Kodachi lo vio con ojos de ternura y puso sus manos sobre las mejillas de Ranma.

-¡Qué!… ¿Qué haces?- exclamó sorprendido y confundido Ranma. Kodachi acercó sus labios a los labios de Ranma y le dio un largo y apasionado beso.

-¡Ranma Saotome!- exclamó Akane al explotar en celos.

-¡Papá!- exclamó Ryoko sorprendida.

Kodachi alejó sus labios y le dijo -Reconoceré que esta vez fallé, ¡pero no he perdido la guerra! Ja ja ja… ¡regresaré por ti, Ranma mi amor!- y recogió el listón del suelo y lo batió de tal forma que comenzó a caer una lluvia de pétalos de rosas negras por todo el lugar. Kodachi reía incesantemente mientras se alejaba saltando y dando brincos -Regresaré Ranma… ja ja ja- dijo a lo último antes de desaparecer de la vista.

Ranma estaba atónito con lo que acaba de suceder y Akane se le acercó y le dijo enojada -Vaya Ranma, no cambias ¿eh?- y le dio una cachetada -¡Ranma no baka!

-¿Qué dices?… ¿y por qué me golpeas?- le contestó enojado él -!Si fue ella la que me besó!

-¡Pues yo te vi muy agradado con ese beso!- le respondió ella aún enojada.

-Akane, por favor…- le dijo secamente Ranma -¡La misma desconfiada de siempre!

-Esa mujer está realmente loca- comentó Ryoko interrumpiendo la dulce conversación de Ranma y Akane.

Ranma dejó de prestarle atención a Akane y dijo -Mejor vámonos de aquí, no sea que se le de por regresar- y tomó a Ryoko de la mano y comenzó a caminar con ella.

-¿A dónde creen que van sin mí?- les gritó Akane que estaba rezagada -¡Espérenme!- y trató de seguirles el paso.

-Ya está anocheciendo papá, ¿qué crees que haya de cenar?- preguntó Ryoko.

-Cualquier cosa comería, mientras no lo haya cocinado Akane- respondió Ranma en tono burlesco y echó a correr muy aprisa.

-¡Ranma Saotome, escuché lo que dijiste!- exclamó enojada Akane y sacó un mazo de la nada y empezó a perseguirlo por todo el camino.

-¡Alcánzame si puedes!- reía Ranma y corría más aprisa.

-¡Mamá!, ¡papá!- gritaba Ryoko corriendo detrás de ellos -¡Esperenmeeeeee!

FIN

Fanfic “Vuelve y juega la Rosa Negra” por Lucy Saotome (Tania Lucía Cobos). Marzo 2000.

Ranma ½ propiedad intelectual de Rumiko Takahashi.

Si quieres tener la colección completa de todos los fanfics publicados en este sitio, te invito a descargar sin costo alguno, el e-book “Siete años, siete historias. Fanfictions basados en la serie de televisión Ranma 1/2″ en Bubok Scribd.

Si quieres marcar este fanfic como tu favorito o hacer algún comentario sobre el mismo, hazlo en Fanfiction.net

Regresar a Fanfictions

 

VN:F [1.9.22_1171]